El reconocido biólogo y conservacionista, Alberto Yanosky expone en un artículo de opinión la relación «fuerte y sagrada» de los Pueblos Indígenas con la naturaleza

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
El reconocido biólogo y conservacionista, Alberto Yanosky, consultor socio-ambiental, ex director ejecutivo de Guyra Paraguay e investigador del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) expone en un artículo de opinión, publicado en el diario local El Nacional, la relación «fuerte y sagrada» de los Pueblos Indígenas con la naturaleza. En el comentario, destaca varios puntos abordados en una entrevista con don Hipólito Acevei, presidente de la FAPI. Señala, entre otras cosas, que «la base para nuestra recuperación y nueva economía, tenemos que ver a nuestros pueblos originarios, todas estas soluciones basadas en naturaleza, adaptación basada en nuestros ecosistemas, están allí, con ellos (…)».
A continuación, compartimos parte del texto:
«Tuve el honor y la grata experiencia de poder charlar con Don Hipólito Acevei, quien comenta ser de Formación Autodidáctica, y pertenece al Pueblo Guaraní Occidental, es Dirigente Indígena y actual Presidente de la Organización Indígena de FAPI. Acudí a Don Hipólito porque estoy, y con su acompañamiento iré, a otros Pueblos en el pleno convencimiento que la base para nuestra recuperación y nueva economía, tenemos que ver a nuestros pueblos originarios, todas estas soluciones basadas en naturaleza, adaptación basada en nuestros ecosistemas, están allí, con ellos, así que esta iniciativa con la Universidad de Oxford, de Inglaterra me permitirá conocer más al respecto y ayudar en la construcción de políticas públicas.
En la entrevista realizada a Don Hipólito Acevei, nos comentó, que la naturaleza dentro de los territorios que son los bosques, y que albergan agua, fauna, flora y toda la biodiversidad, está para ser manejada, pero no debemos olvidarnos que ella también nos maneja; vale la pena mencionar el cómo; y es que cuando se la molesta, parece que se toma la revancha con nosotros, entiéndase que lo que hemos dado en llamar “Desastres Naturales”, en realidad son respuestas hacia los Desastres Humanos hacia Ella, la naturaleza. Ella entonces nos pide respeto para una convivencia más equilibrada y justa. No olvidemos también que las aves, igualmente emiten sus mensajes y señales, a través de sus cantos naturales, y debemos conocer e interpretar, tan así como el mensaje que nos da un proceso natural como lo es el viento. Nuestros Abuelos y Abuelas, conocedores de la Cosmovisión, crecieron con la naturaleza, aplicando sus sabidurías para interpretar los mensajes de las aves y entender como señales de alarmas y de buenaventura. Un ejemplo es con las charatas (Ortaliscanicollis), una pavita de monte y del bosque nativo en el Chaco Paraguayo, cuya presencia y canto “denota alegría”, como también transmite motivación para la salud, y puede que sirva, para diferentes acciones terapéuticas. La presencia y existencia de la charata no sólo significa salud, sino también es un alimento muy delicioso, y forma parte de la nutrición para muchos Pueblos Indígenas, que habitan el Gran Chaco Sudamericano.
Este ser vivo de la naturaleza también es un ejemplo de solidaridad, ya que sus griteríos y cantos indican una invitación a sus pares, para poder disfrutar del alimento encontrado en los árboles. Con esto, todos estamos obligados a accionar en favor de la naturaleza, y en especial de las aves, que al igual que nosotros, como seres humanos, necesita alimentarse para seguir sobreviviendo. Por ello, es muy importante la protección y conservación de los bosques nativos, y comenzar a recuperar y restaurar aquellos espacios que ya fueron degradados. Entonces, no necesitamos soñar, sino debemos despertarnos, para poder llevar a cabo la restauración, y volvernos a espacios más verdes para poder retomar los lazos con la naturaleza.
POR ALBERTO YANOSKY
El mundo está en una corrida para hacer frente a la crisis ambiental, consecuencia de nuestras actividades, que no han sido del todo amigables con ella. Hoy reconocemos que no sólo debemos trabajar para restaurar los daños que le hemos causado a todos los ecosistemas naturales; y también hay un compromiso gubernamental, de la Sociedad Civil y del sector privado hacia soluciones basadas en la misma naturaleza como, la adaptación y restauración de los ecosistemas, una economía verde y una transición hacia la agroecología, que en la práctica sea real. Todas estas innovaciones deberían ser adoptadas mirando a los Pueblos Indígenas, ya que ellos no han dejado atrás sus conocimientos y prácticas tradicionales y ancestrales, y han vivido por tiempo inmemoriales, y siguen viviendo algunos Pueblos, en sus territorios, y otros Pueblos, en zonas urbanizadas, debido a la conversión involuntaria de sus tierras. Muchas de estas familias de Pueblos Indígenas, siempre sobreviven, vinculadas con una relación fuerte y sagrada con la naturaleza.
Y tuve el honor y la grata experiencia de poder charlar con Don Hipólito Acevei, quien comenta ser de Formación Autodidáctica, y pertenece al Pueblo Guaraní Occidental, es Dirigente Indígena y actual Presidente de la Organización Indígena de FAPI. Acudí a Don Hipólito porque estoy, y con su acompañamiento iré, a otros Pueblos en el pleno convencimiento que la base para nuestra recuperación y nueva economía, tenemos que ver a nuestros pueblos originarios, todas estas soluciones basadas en naturaleza, adaptación basada en nuestros ecosistemas, están allí, con ellos, así que esta iniciativa con la Universidad de Oxford de Inglaterra me permitirá conocer más al respecto y ayudar en la construcción de políticas públicas.
En la entrevista realizada a Don Hipólito Acevei, nos comentó, que la naturaleza dentro de los territorios que son los bosques, y que albergan agua, fauna, flora y toda la biodiversidad, está para ser manejada, pero no debemos olvidarnos que ella también nos maneja; vale la pena mencionar el cómo; y es que cuando se la molesta, parece que se toma la revancha con nosotros, entiéndase que lo que hemos dado en llamar “Desastres Naturales”, en realidad son respuestas hacia los Desastres Humanos hacia Ella, la naturaleza. Ella entonces nos pide respeto para una convivencia más equilibrada y justa. No olvidemos también que las aves, igualmente emiten sus mensajes y señales, a través de sus cantos naturales, y debemos conocer e interpretar, tan así como el mensaje que nos da un proceso natural como lo es el viento. Nuestros Abuelos y Abuelas, conocedores de la Cosmovisión, crecieron con la naturaleza, aplicando sus sabidurías para interpretar los mensajes de las aves y entender como señales de alarmas y de buenaventura. Un ejemplo es con las charatas (Ortaliscanicollis), una pavita de monte y del bosque nativo en el Chaco Paraguayo, cuya presencia y canto “denota alegría”, como también transmite motivación para la salud, y puede que sirva, para diferentes acciones terapéuticas. La presencia y existencia de la charata no sólo significa salud, sino también es un alimento muy delicioso, y forma parte de la nutrición para muchos Pueblos Indígenas, que habitan el Gran Chaco Sudamericano.
Este ser vivo de la naturaleza también es un ejemplo de solidaridad, ya que sus griteríos y cantos indican una invitación a sus pares, para poder disfrutar del alimento encontrado en los árboles. Con esto, todos estamos obligados a accionar en favor de la naturaleza, y en especial de las aves, que al igual que nosotros, como seres humanos, necesita alimentarse para seguir sobreviviendo. Por ello, es muy importante la protección y conservación de los bosques nativos, y comenzar a recuperar y restaurar aquellos espacios que ya fueron degradados. Entonces, no necesitamos soñar, sino debemos despertarnos, para poder llevar a cabo la restauración, y volvernos a espacios más verdes para poder retomar los lazos con la naturaleza.
Evidentemente este conocimiento allí existente, nos obliga a echar una mirada más profunda con aquellos que han vivido y viven los ambientes naturales de nuestros países, y dichosos aquellos que tienen Pueblos Indígenas en sus territorios, ya que ellos tienen ese estrecho vínculo con la naturaleza, y seguramente tenemos una obligación conjunta de ayudarles (y ayudarnos) a mantener vivos esos conocimientos tradicionales, la única manera de poder reverdecer nuestros modos de vida, de hacer más verdes nuestras acciones y de apuntar a una economía más verde, y más amigable con la naturaleza. Debemos establecer políticas públicas que nos aseguren que reduciremos la pérdida de biodiversidad y que para el 2030 habremos comenzado nuestro compromiso con la recuperación de la biodiversidad, y honrar los compromisos en nuestras Contribuciones Nacionales Determinadas, que hoy están en actualización con la implementación, ello requiere mirar nuestros ecosistemas naturales y esa mirada será mucho más amena y mucho más fácil de interpretar con quienes han habitado estos territorios por miles de años.
Otro aprendizaje, en esta entrevista, tiene que ver con la ´instrucción´ de la Educación, que se adopta en las escuelas oficiales, que los Pueblos Indígenas, históricamente han heredado de los ancestros la educación, que se le han transmitido a través de la práctica de las buenas modalidades, especialmente de las conductas familiares, comunitarias y/o colectiva, de la Educación Consuetudinaria».

Noticias relacionadas

FAPI