Carta abierta: «Paraguay debe detener invasiones y deforestación de tierras indígenas Ayoreo Totobiegosode»

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Organizaciones de Pueblos Indígenas y del medioambiente instan a las autoridades de los países miembros de la Alianza para la Preservación de los Bosques Tropicales a hacer un llamado a las autoridades paraguayas para detener las invasiones ilegales y la deforestación del territorio Ayoreo Totobiegosode y devolver las tierras ancestrales a los indígenas.

Clic aquí para descargar la carta en PDF 

A continuación compartimos la carta completa:

—-

A: Ministros y Ministras del Medio Ambiente de los países miembros de la Alianza para la Preservación de los Bosques Tropicales.

Cc: Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible de Paraguay (MADES), Instituto Forestal Nacional (INFONA) de Paraguay, Relator Especial sobre los derechos de los pueblos indígenas Francisco Calí Tzay, Comisario Europeo de Medio Ambiente, Océanos y Pesca Virginijus Sinkevičius, Vicepresidente de la Comisión Europea/Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad Josep Borrell Fontelles, Eurodiputada Delara Burkhardt, Eurodiputada Anna Cavazzini y Eurodiputada/Vicepresidenta del Parlamento Europeo Heidi Hautala

Carta abierta: Llamado a los miembros de la Alianza para la Preservación de los Bosques Tropicales para que insten al gobierno paraguayo a garantizar el cese inmediato de las invasiones ilegales y la deforestación de las tierras de los Ayoreo Totobiegosode, y que todas las tierras solicitadas sean transferidas al pueblo indígena – 1 de noviembre de 2021. 

Estimados Ministros y Ministras,
Los abajo firmantes expresamos nuestra profunda preocupación por la falta de acción de las autoridades paraguayas en el cumplimiento de las medidas cautelares dictadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) orientadas a evitar que continúen tanto la deforestación como las invasiones por parte de terceros de una gran superficie de tierra perteneciente a un pueblo indígena, los Ayoreo Totobiegosode, en el Chaco paraguayo.
Como miembros de la Alianza para la Preservación de los Bosques Tropicales(Alianza), los países a los que representan se han comprometido a reforzar tanto las sinergias como los sistemas existentes para combatir la tala de bosques, incluyendo la promoción del rol crucial que desempeñan los pueblos indígenas en la conservación de los bosques y la promoción de sus conocimientos tradicionales, el uso de la tierra y las prácticas de la gestión forestal. A su vez, durante la COP26, muchos de ustedes están renovando su compromiso para detener y revertir la deforestación mundial hasta el 2030. En este marco, se encuentran trabajando junto con Paraguay en una hoja de ruta voluntaria para reducir la deforestación impulsada por las materias primas a través del Diálogo sobre los Bosques, la Agricultura y el Comercio de Productos Básicos (FACT, por sus siglas en inglés), que se dará a conocer el 6 de noviembre, durante la COP26.
Por lo tanto, solicitamos que se plantee urgentemente esta cuestión al gobierno de Paraguay (miembro de la Alianza), y se le inste a garantizar el cese inmediato de la tala ilegal y de las invasiones en el Patrimonio Natural y Cultural Ayoreo Totobiegosode (PNCAT), territorio indígena protegido.
A lo largo de la última década, el Chaco paraguayo ha estado perdiendo bosques a mayor ritmo que cualquier otra parte del mundo, principalmente a través de la ganadería a escala industrial.
En junio de 2021, investigadores descubrieron que el Chaco reserva hasta 19 veces más carbono de lo que se estimaba, y las emisiones de la destrucción del Chaco son comparables a las de la Amazonía o Indonesia. La deforestación en el PNCAT constituye un caso que puede utilizarse como prueba para constatar si los gobiernos del mundo toman en serio la lucha contra este importante impulsor de la emergencia climática.
Desde principios de la década de 1990, los activistas Ayoreo Totobiegosode han luchado para proteger el PNCAT de las incursiones de los ganaderos. En 2016, la CIDH otorgó medidas cautelares a la zona, afirmando que «las comunidades en aislamiento voluntario del Pueblo Ayoreo Totobiegosode se encuentran en una situación grave y urgente, dado que sus derechos a la vida y a la integridad personal estarían en riesgo».
En febrero de 2018, el Instituto Forestal Nacional (Infona) de Paraguay emitió una serie de resoluciones que suspendían los planes de cambio de uso del suelo de las propiedades ganaderas de la zona. La suspensión de estos permisos convirtió en inequívocamente ilegal
cualquier tala dentro del territorio.
Sin embargo, como informó Earthsight en su informe Grand Theft Chaco de septiembre de 2020, la tala extensiva continuó en dos propiedades donde Infona había suspendido los permisos.
Según el informe de Earthsight, entre el 22 de abril de 2018 y el 30 de noviembre de 2019, la empresa ganadera Caucasian S.A. desmontó ilegalmente 2.763 hectáreas de bosque, violando la resolución 245/17 de Infona. Entre el 30 de julio y el 17 de septiembre de 2019, un asociado de la Cooperativa Chortitzer desmontó ilegalmente 520 hectáreas, violando la resolución Infona 160/2018.
Estos sustanciales actos delictivos resultaron en la destrucción de algunos de los bosques más vulnerables de Paraguay, los cuales son esenciales para el sustento de los pueblos indígenas que viven en aislamiento voluntario, tal como lo reconocen la ONU y la CIDH, así como para la preservación de la historia y la cultura Totobiegosode.
Earthsight pudo vincular las pieles que provienen del PNCAT con un gigante italiano del cuero para la industria automotriz llamado Pasubio y, luego, a BMW y Jaguar Land Rover.
A un año del lanzamiento del informe, poco ha cambiado, tal y como revela la investigación de seguimiento de Earthsight Grand Theft Chaco II. El PNCAT sigue siendo blanco de invasiones ilegales y deforestación. Las autoridades paraguayas no han investigado las ilegalidades expuestas por Earthsight y las industrias mundiales del cuero y el automóvil aún no pueden rastrear completamente su cuero hasta el origen y desvincular sus cadenas de suministro de estos problemas.
Representantes de los Totobiegosode han presentado demandas ante la fiscalía para denunciar nuevas invasiones ilegales y desmontes de bosques por parte de los colonos.
A principios de este año surgieron nuevas pruebas de la presencia permanente de grupos no contactados en el territorio protegido. Por primera vez en muchos años, las voces de los Ayoreo no contactados fueron escuchadas por sus primos asentados, cantándoles por la noche sobre sus luchas contra la continua invasión de sus tierras. Los Ayoreo no contactados se encuentran entre las personas más vulnerables del mundo.
La inacción por parte de las autoridades paraguayas ha llevado los Ayoreo Totobiegosode a retirarse en frustración de un proceso de diálogo con el gobierno mediado por la CIDH. Este proceso debía culminar en la titulación del resto de las tierras solicitadas por los indígenas para formar un territorio continuo en el que pudieran vivir libres de incursiones externas. Esa titulación sigue pendiente y representa un gran obstáculo para la plena realización de los derechos consuetudinarios a la tierra de los Ayoreo Totobiegosode.
La deforestación está provocando tanto la crisis climática como el colapso de la biodiversidad en todo el planeta. Ambas cuestiones son objetivos clave de su Alianza. Habiéndose comprometido a prevenir y combatir los incendios y la actividad ilegal, así como a facilitar la
cooperación regional e internacional, los miembros de la Alianza deben abordar urgentemente los casos de tala ilegal y de abusos de derechos humanos en las tierras de los Ayoreo Totobiegosode que se mencionan en esta carta.
Como miembros de la Alianza, les instamos a que soliciten al gobierno de Paraguay que cumpla con las medidas cautelares de la CIDH, que incluyen:

(1) Garantizar el cese inmediato de la deforestación ilegal en las tierras de los Ayoreo
Totobiegosode;
(2) Crear mecanismos para proteger e impedir la entrada de terceros en las tierras de los
Ayoreo Totobiegosode;
(3) Respetar los derechos a la vida, la cultura y la autodeterminación de los Ayoreo
Totobiegosode.

Además, el gobierno de Paraguay debe:
(4) Finalizar rápidamente el proceso de transferencia formal a los Ayoreo Totobiegosode de todas las tierras reclamadas para crear un territorio continuo en el cual el pueblo indígena pueda vivir acorde a sus costumbres y tradiciones en su territorio ancestral;
(5) Investigar todos los casos de ilegalidades pasadas (incluyendo la deforestación y las invasiones de tierras) expuestos por Earthsight y denunciados por los Totobiegosode, llevar a los responsables ante la justicia y brindar reparación por los impactos
negativos de dichos actos ilegales.
Los abajo firmantes aprovechan esta oportunidad para destacar que los mercados de consumo deben introducir de manera urgente regulaciones sólidas para poner fin a su vinculación con las prácticas ilegales, las violaciones de derechos humanos y la pérdida de bosques en el extranjero.
Los gobiernos de los países consumidores deben garantizar que las iniciativas legislativas actuales (especialmente en la UE y el Reino Unido), sean construidas para lograr este objetivo.
En el marco de estas regulaciones deben incluir el cuero y otros productos ganaderos y proporcionar acceso a la justicia a las víctimas de daños vinculadas a los productos consumidos en sus jurisdicciones y ofrecer reparación contra los operadores responsables.
Los abajo firmantes estamos dispuestos a ayudarlos tanto a ustedes como al gobierno paraguayo en todo aquello que podamos hacer para apoyar las investigaciones.
Atentamente,

EAMI Paraguay, Paraguay
Earthsight, Reino Unido
Fern, Bélgica
Federación por la Autodeterminación de los Pueblos Indígenas (FAPI), Paraguay
Forest Peoples Programme, Reino Unido y Países Bajos
Iniciativa Amotocodie, Paraguay
Mighty Earth, Estados Unidos
OPIT, Paraguay
Organización Regional de Pueblos Indígenas de la Amazonía Norte del Perú (ORPIAN – P),
Amazonas-Perú
Survival International, Reino Unido

Noticias relacionadas

FAPI